=) fOollOow... mE!

miércoles, febrero 20

¿maldad?



Ella dicE: "La gente puede ser muy mala"
Yo (llorando): sí, pero...
Ella dicE: "la gente puede ser muy mala y no importa que es lo que se llevan o dejan de lado"


Si yo creía que era maldad lo que yo hacia, resultó que estoy muy equivocada. Soy la persona más buena de mundo, más noble, mas leal.

No sé qué beneficios tenga que la gente te vea como una pendeja, que la gente te tache de tarada por permitir esas cosas. La gente suele ser muy inteligente o puede ser demasiado estúpida. Decido ser demasiado inteligente para que no me importe y decido ser demasiado estúpida. Decido que jueguen conmigo y se mofen de mi cuantas veces les dé la gana. Decido que mi tiempo se sienta perdido después de escuchar "no sé qué es lo que quiero" (cuando yo dejo todo por eso que quiero, por eso que era él, por eso que se ve empañado). Decido que mi cuerpo se sienta vacío porque tú buscaste a alguien más, "sólo para ver que se sentía". Decido que no vale la pena llorar porque entonces sería "chantajearte" y no querré hacer creer a la gente que quiero atarte, amarrarte. Decido que recordarme todos los errores que he cometido no fue el mejor plan, recordarme que cuando me conociste no era asi y qué apenas descubres que lo era, que no te gusta que haga esto, que te enferma que haga lo otro.. justo cuando el 'yO' que tu conociste, del que "te enamoraste" del que habías transformado a tu antojo (y a mi me gustaba serlo) era capaz de matar y matarse por ti. A mi me gustaba que me hicieras asi, que me trataras así, que me maleducaras: besándome a la hora que yo quisiera, dejarme que te hiciera marcas de corcholatas en tus brazos, no soltarme nunca, absorberme con abrazos, buscarme cuando yo tenía que hacer otras cosas pero que las dejaba porque no puedo comparar ¿estar contigo o ponerme a estudiar? gracias por maleducarme y hacerme dependiente de ti, eso lo disfruté mucho, muchísimo. Era volar y seguir pisando el suelo, era morderte el cabello y hacerme a la idea que en realidad tenías por dónde oír, era sentirme en el cielo, era llenarme la cabeza de canciones de 31 minutos para cantártelas y hacerte reír; era soñarnos despiertos; era bañarnos como leones, era provocarte y hacer flotar mis talones; era desperdiciar mi saliva en algo productivo, era mi tiempo libre pensándome contigo, era odiar toda la semana para que llegaran los sábados, era disfrutarnos hasta cansarnos y desgastarnos, era disfrutar hasta las discusiones porque no te escribí te amos por celular, era mejor aún llenarnos la cara con una sonrisa cada vez que nos veíamos, era recitarte mi pensamiento en el momento perfecto, era soñarnos con hijos despeinados, con un cuerpo contorneado; era disfrutar nuestros “aniversarios” y hacer del espacio algo nuestro: un callejón, la calle de abajo, robarme las llaves aunque costara trabajo, eramos nosotros y lo amaba (lo sigo, lo seguire amando); era desearte buena suerte por un exámen, por una exposición, era buscarte hasta el fondo del salón; era coincidir contigo y sentirnos el uno para el otro; era querer que nunca fuera a terminar, era temerlo, era no pensarlo, era no desearlo; era caer y levantarnos juntos, era dormir y contarnos los sueños, era planear tantas locuras, era encontrar en las nubes tortugas; eras mi sonrisa al pisar laboratorios; eras mi total adicción, mi única salida, mi total salvación; eras mi sueño perfecto, mi ejemplo a seguir, mi motivo para cambiar; eras mi temor a equivocarme y entonces defraudarte, eras mi sentimiento más grande antes de todo, eras mi preocupación, mi punto de atracción; Era divinamente tenerte conmigo y sentirte mio, sentirte dentro, sentirte cuidandome; era ideal que no me doliera, era creerme tuya, era sentirme tuya, era genial; era gustarme estar descalza e imaginar tu sentir como cuando mis pies estaban fríos y tocaban los tuyos; era olvidar que ayer fuimos al cine e ir hoy otra vez; era pasearme en tus pantalones, y hacerte sentir mil emociones; era causarte ansias, era hacerte cosquillas; era desear un futuro, era perfecto, eramos uno los dos, eramos tu y yo... y ahora?


ahora pretendo pensar qué sigue, todo indica qué...


En lo que se puede,
yo.

No hay comentarios.: