=) fOollOow... mE!

domingo, noviembre 19

(Querido atardecer; querido tu; querido yo)

Antoine de Saint-Exupéry escribió en el Principito «Cuando uno está verdaderamente triste son agradables las puestas de sol»; desde ésa frase la vida tuvo sentido para mi; Creí en eso porque fue entonces, cuando te vi (cuando te veo), que se reconforta mi alma y empieza la magia. Fui y soy agradecida por lo que mis ojos experimentaban, por lo que logras conectar y transmitir a mi cerebro, mi corazón y mi espíritu. Me siento bendecida porque termina el día, pero con la esperanza de volver a amanecer. 
Ésta carta es difícil de relatar porque estoy expuesta (y todos aquí intentan conectarse con algún “elemento”)… como el día a día en donde intento mantenerme lejos del planeta, del daño. 
Creyendo que soy única… el mundo está ahí, y no puedo evitar sentirme juzgada, y no puedo evitar sentir miedo.
A pesar de que antes escribir era como brotarse de mi cuál respiro, ahora me cuesta decirte que siempre has estado ahí para darme fuerza… para darme empuje al salir a darlo todo, a ser lo mejor de mi, al salir a correr, al regresar a casa, al tomarme un respiro por lo hecho en el hoy; no me he permitido darte el tiempo que mereces para contemplarte, para atender también tus necesidades… y me siento avergonzada, por ser egoísta, por ser inconsciente e ignorar que quizá no habrá mañana y doy por sentado, me orillo automáticamente a creer que estarás ahí. 
¡Qué tonta soy a veces por no valorarte! 

Es momento de pedir disculpas, de pedir perdón, y ¿sabes? no encuentro en ningún bolsillo palabras para decirte lo increíble que es quererte y que completas mi vida para ser lo que soy.

martes, julio 14

Azulejos

En mis sueños es donde casi siempre perteneces, ahí es donde me amas y soy tuya. Ahí es donde el invierno no deja de ser y solo amanezco en tus ojos.
Donde el silencio se llena con tu vida y parece poco lo que nos quedó pendiente.

miércoles, abril 29

Y entonces me vuelvo a ti...

Hoy me hicieron recordarte, y siempre pasa que me sonrojo... Y no hago mas que pensar en el hubiera y en el ojalá, pero siempre en tiempo futuro.
Algo quedó pendiente en mi otra vida, o porque no te he soltado de mi mano...
Sólo sé, que soy feliz de imaginarnos y sentirnos. Es de las mejores experiencias que me has dejado. A veces me vuelvo poeta, y casi siempre es por tu culpa.

miércoles, enero 14

Mañana nos vemos

Cuando el amor deja de ser constante, ¿qué se pierde? Las miradas coquetas, los besos sin final, las palabras bonitas, los detalles sin costo, las caricias valiosas, las llamadas y la discusión por no querer colgar...
Cuando mi amor dejó de estar, se olvidó de lo cotidiano, de lo que me hace bien, de lo que echo en falta. 

domingo, diciembre 21

Ahora que la vida da mil vueltas, quiero que pare.
Quiero un respiro hondo, quiero un abrazo amigo, quiero un silencio.
Quiero esa paz de un niño dormido, quiero un suave sonido.
Estoy aturdida.

miércoles, noviembre 26

14, 16

Estamos separados por un montón de pretextos para estar juntos otra vez
-Te quiero
-Yo también te quiero, y creo que algo más.

Nadie se ha atrevido a decir el "te amo" que es más que obvio, da miedo.

Catgut


Me gusta que no te vayas de mi cabeza, nunca lo haces, a veces me voy yo de la tuya, nada más y nada menos porque soy volátil como los sueños... corro, me escondo, rebusco.
Me pierdo, encuentro todo y no sé qué hacer y vuelvo a ti.
Hablo y luego enmudezco, siento en exceso, escribo y tiemblo.
Tu sigues constante. Puntual, transformando en ti a mi insomnio, llenando habitaciones de suspiros de todos los sabores, vacíandome y llenándome una y otra vez.
Te quedas, esperas y te miro... y yo vago por el mundo y al sentirte lejos, camino despacio y voy de reversa, como estirando las manos para que la distancia sea menos. Te observo y me muerdo los labios…
Siempre tengo tantas ganas de quedarme en ti.
Deberías suturarme a un pliegue tuyo, átame a un respiro, a un latido, a tus manos que van vacías. Átame a tu oreja izquierda, al lunar que nadie ha visto, a tu labio inferior, al arco de tu ceja.
Ánudame a tus brazos que no quiero andar dispersa, quiero sentirme bajo tu cuello, acurrúcame en un cachito de ti.
No quiero irme, no me sueltes...
Te quiero, te requiero.

Besos suavecitos, cariñito mio.

Qué más da...

Quizá yo te elegi y tu me elegiste. Sin saber que seriamos un verdadero desastre. Te quiero y muchísimo.
Y toda la vida, he estado esperando a quién se vuelva loco conmigo, que me respete y le respete. Que seamos uno en todo. Que estemos coordinados. Yo no sé adivinar la mente, te pedí un millón de veces que me compartas de verdad tu vida. Confiar. Esperar de ti lo mejor. Hoy ni un detalle me merecia, pero claro. Te quedas con lo que te he contado sin llegar a sorprenderme demasiado.
Creo que valgo el romperte la cabeza para demostrarme tu amor, más allá de que me lo escribas. Creo que valgo la pena, para una conquista.
Quizá ya te has enamorado infinitas veces, quizá ya te han roto el corazón otras tantas.
Tu qué sabes de mis errores? Estoy luchando por esto y parece que nunca es tanto.
No me enojo siempre, sólo creo que no me tienes que hacer énfasis en qué ya has pasado por mil cosas... Quiero que yo sea diferente y única en tu vida, así como lo eres para mi.
Si no estás dispuesto a luchar por mi lo entiendo. Quizá para ti, yo no valga la pena y ya...

Nudo

Pero veo que no soy lo que tu buscas. Ni eres quien tanto he esperado. Quizá me aburra y jamás llegue, pero no estaré con la persona equivocada.