=) fOollOow... mE!

martes, noviembre 19

STAY
Jamás, en aquél veinticinco de marzo imaginé que intercambiar teléfonos, pudiese ser la puerta a tan especial camino.
Ni siquiera, contarte como alguien que significara verdaderamente algo para mi y sin embargo, no perdí el tiempo, lo tengo bien presente.
Fuiste mi opción vital, sin poderte sacar de mi cabeza.
La especie de brillo te destacaba y no me equivoqué.
Posees más allá algo que excita persistentemente mi corazón.
Tanto, que he llegado a creer que todos mis sueños se han cumplido cuando has aparecido.
Jamás en mi vida hubo alguien así, que me gustara tanto. Que me atrajera tantísimo, que me hiciera sentir perdidamente feliz.
¿Y sabes? Jamás podría traducir esto en palabras… se desvanece entre mis sonrisas… pues esto, por extraño que parezca. No lo cambiaría por nada.
Gracias desde entonces.
Suspiros magnitud gigante y besos de tus favoritos.
¡Te quiero!

sábado, octubre 5

Amarras no tenemos, libertades en exceso...
Y como es bien sabido: "para que nada nos separe que nada nos una"
Sin embargo, ahora duele.

domingo, agosto 11

Alguien me ajusto de nuevo...

Mi territorio de besos y volcanes: Gracias por la sacudida de emociones, ocupaba equilibrarme, y ves... siempre me hace bien saber que estás, eres el trozo de tierra más perfecto en existencia. Te quiero poquito más de lo que tu a mí. Sigue siendo el hombre guapo e inteligente que me llamo todas las atenciones entre los pasillos; entre observación menores y los elevadores me inyectaste la más grande de las energías... Luego siguió el sitio dónde se hacen las más brillantes acrobacias y se inunda de risas, sonrisas y los sueños sin temores. Habrá que explicarte que las lágrimas que tenía para este cambio lejano ya han salido, no lloré más que por eso. Sigo en la cuerda, manteniéndome firme. Sin daños internos. Amaneció nublado, estoy tranquila y muy feliz. Iniciando esta mini notita con lo que me pediste que no hiciera, pero por Dios! Quién no agradece es porque siente que todo merece, y a mi, ya lo sabes me ha hecho humilde la vida Por todo, gracias. Sonríe y suspira para mi, al menos una vez al día, que me llegue tu alegría. Me haces bien. Abrazos de esos que te hacen falsas a las costillas flotantes.

miércoles, julio 10

Outside


Qué costumbre tan salvaje la mía, ésa de llamarte con la mente… esperando que me escuches aún entre neblinas y bullicio hospitalario.
Te he dicho bajito que estás guapísimo hasta desvelado y que me encanta tu sonrisa. Que muero por escucharte hablar y callarte con un beso, para luego pedirte que continúes y ver cómo de todo haces magnetismo entre nosotros.
Te he dicho más fuerte y muchas veces que te mando abrazos, los tantos que quepan en mi cabeza retorcida.
Y casi te he gritado diez veces que te quiero, pero no me has escuchado...

miércoles, julio 3

Ahora, el título es lo de menos...

Me has dejado improvisar, alargar mis caricias por detrás de tu espalda, por detrás de tu cuello, susurrarte promesas mientras duermes... contarte historias que construye mi imaginación psicópata, me has dejado contemplarte, adivinarte y admirarte.

Yo no sé a dónde vamos, pero sigo tus pasos, camino de tu mano y nada importa. Cierro los ojos y me dejo llevar, la música es el fragor de tus látidos y los míos. El mundo está lejos, afuera de nosotros.
Preparo mi corazón ante cualquier pérdida... y te empiezo a querer.

miércoles, junio 19

Cirugía general

No pretendía quererte, eso no estaba en mis planes, ni el hecho de que incrementaras en mí: sueños y pasiones… como eso de provocar incendios con sólo rozarme un poco, o concentrar emociones vitales al cruce de miradas.
Yo no sé, que fuerza de atracción tan poderosa esté sobre nosotros, sólo sé que reproduces automáticamente en mi, sentimientos que ni sabía que existían.
En ocasiones quiero ocultarlo, pero me delata la sonrisa y mira que a veces soy buena actriz pero con lo que revuelas, se hace imposible lo irrebatible.
Encantas y no puedo dejar de hacer historias en mi cabeza tras cada gesto pintado en tu cara, ni puedo dejar cerrada la puerta a mis sueños, siempre logras entrar, sea por la ventana o donde sea, apareces.
Me gusta rondar entre tu piel, adivinarte constelaciones entre esos lunares tuyos, hacer poesía de la nada (que no sé hacer otra cosa si te tengo enfrente) y de tu risa (que me mata), vestirme con tus brazos, que me desvistas.
Que me tengas entera entre sortilegios y elecciones sin opciones.
Ya lo dije antes: “A veces, me viene bien extrañarte, pero me viene mejor tenerte cerca”… comprobado.
Gracias, por el caleidoscopio de sensaciones.

viernes, mayo 24

Poniéndose de acuerdo el cuerpo y la razón... 1

Sólo a veces no dan ganas de escucharte, dan ganas de llenarme de amnesia, de olvidos por completo, hasta de existir. No en el acto de la muerte y la desaparición, No... únicamente sería teñirme de tinta invisible, que me siente bien un poco de silencios, tranquilidad, nostalgias y por qué no, de ti. De tus ojos y tu risa silenciosa. De esas caricias que dejan huellas cual vi bisturí atravesando mi mente.
A veces, me viene bien extrañarte, pero que va... me viene mejor tenerte cerca.

domingo, marzo 10

Se cierra el telón


Una o mil veces, quién sabe cuánto lo he dicho. Pero ésta vez, de verdad. Quiero no sentir por nadie un amor profundo, estoy cansada... desgastada. Tanto que me cegue a ver lo que realmente estoy a merecer, por creer... por tener fe, fui la persona más triste del día. En menos de diez segundos pude verme derrotada por mi misma. Por darme la oportunidad, por darle la oportunidad. ¿Y mi dignidad? Entonces no tenía, ahora pareciera que quedan las cenizas.
Aún estoy, conservo algunas plumas, pero estoy débil.
Recibí entre tanto, las peores palabras de agradecimiento al amor más puro que he dado en mi vida...
"Me enseñaste a volar y a partirme la madre por hacerme caer de golpe..."
¿Me pide la verdad? Qué más verdad que mi silencio, estar temblando de miedo y tener en los ojos cascadas.
Se llega a un semaforo en rojo, y sí pareciera uno de tantos que me he pasado sin mirar ni atrás ni a lo costados. Siempre corrí el peligro, pero ahora...

Ya salí herida gravemente. Estuve en pleno infarto, con estupor... en esas condiciones que nunca imagine verme.
No se puede llegar a esos extremos, y sin embargo llegue...
Qué ganas de que me sacudiera el mundo, que me arropara en un instante, me durmiera profundamente y sentir que fue un mal sueño, puedo verlo así mañana, sin embargo, las heridas serán visibles. Y ni como ocultarlo, mis ojos siempre me delatan... Aunque con él, nunca aprendieron a comunicarse. Sólo funcionaba la telepatía a distancia, pero. pero y para eso apareciste? Para que terminara por odiarte.
Ya no sé si falle o...
O nada. Sentir es un asco.
Luego se me viene pensar en opciones... no tengo.

sábado, marzo 9

No he dejado de buscarte entre mi sombra,
no se puede con nada llenar tu ausencia.
Intenté usurpar tu vacío en mi cama y sin embargo,
el frío siempre ha de llegar...

sábado, enero 12

Mientras tanto...

Te soñé, entre la madrugada de hoy y la noche de ayer, sí... eso no sucede mucho en mí, lo de recordar los sueños, ¿te acuerdas? siempre decía que no soñaba, y tu insistías en que se sueña pero por la prisa del amanecer no se da uno el tiempo para recordar el mientras dormía. El punto es ese.
Paseábamos en tu auto, que era aún más rojo que en vivo, recorrímos calles de costumbre, hicimos unas compras con fin alguno que no recuerdo, pero entre eso había dos barras de queso y una lata de duraznos en almíbar -ya sé, no te gustan las cosas enlatadas y sin embargo, iban dentro de la bolsa a lado de mis pies con botas-, seguimos un recorrido cualquiera, de repente aparecía yo manejando y luego tu... llegamos a un lugar encantado y lo llamo así porque era mágicamente hermoso, entraste con el auto sobre una acera radiante y yo me sorprendía por lo que veía (tenías ese vicio por llevarme a lugares que me mantenían con los ojos abiertos y con la sonrisa de oreja a oreja) y así lo viví, manejaste un par de minutos y cruzamos un puente, te estacionaste sobre unas piedras por las que pasaba un río y hasta siento el momento... me acuerdo que voltee a verte y de fondo tenías unos sauces enormes y otros tantos árboles de mil colores, se pintaba el atardecer y revoloteaban mariposas (¡Sí, mariposas!), no sé que canción sonaba, pero era parte del instante, te dije unos versos raros tan míos que sonaron tan cursi que no tuviste más remedio que besarme.
Hoy te pienso así, quién sabe a juzgar por esto, lo que digan quienes interpretan los sueños, yo creo que te extraño (completo) y que no estoy hecha para las despedidas... es todo.